Barro Bruñido

Artesanía Mexicana
La técnica más antigua es la del barro bruñido. Su nombre se debe a la técnica para obtener el brillo de la pieza. También es conocida como técnica madre por tener características prehispánicas en su proceso de elaboración, pertenece a una de las ramas más antiguas de la alfarería.
Es la técnica de la cual se derivan otras del barro, las piezas elaboradas con esta técnica tienen un aspecto brillante y terso, esta peculiar característica se distingue por realizarse con barro de la región y al ser alisados o pulidos con piedras de río es como se consigue este maravilloso aspecto, el cual se obtiene tallándola con una piedra mineral denominada Pirita.
Moldes
Para su elaboración se emplean moldes sobre los que se vierte la masa de barro.
Las asas, orejas y detalles de pastillaje se modelan aparte y se incrustan luego en la pieza final.
Detalles
Decoración
La decoración se logra con colores de barros locales, es a través de este proceso donde Luis Cortez decora cada una de sus piezas con arte tradicional, con figuras florales, animales y colores distintivos.
El bruñido le da el particular brillo a la pieza y que no es otra cosa que el brillo final, se obtiene por el afán de frotar con una piedra mineral la superficie de la pieza, de esta forma se consigue cerrar el poro de la arcilla impermeabilizando la pieza sin necesidad de dar un esmalte.
Bruñido
Horneado
Último paso: horneado. Esta técnica exige que la pieza sea terminada en una sola cocción en hornos de gas o leña, con temperaturas entre los 650°C a 700°C aproximadamente.
  • La temperatura es medida cuando es de madera “a ojo de buen cubero”, pues no se hace uso de un medidor de temperatura para el horno.
Hoy en día las piezas elaboradas bajo esta técnica solo son de uso decorativas, comúnmente exhibidas en galerías de arte, siendo muy cotizadas por grandes coleccionistas de todas partes del mundo.