Luis Cortez

Especialista del Barro Bruñido

Maestro Artesano

Al día de hoy ha creado incontables piezas artesanales y con el paso de los años ha logrado desarrollar una línea distintiva.

Ahora, Luis Cortez es reconocido como un gran maestro artesano del arte popular mexicano y especialista de técnicas milenarias como lo es el barro bruñido.

El comienzo

En sus inicios Luis Cortez surge como aprendiz de Salvador Vázquez Carmona.

Es en este momento y a una edad muy temprana donde Luis Cortez demostró un particular interés por el noble oficio de la alfarería, con tan solo 13 años comienza a aprender los conceptos básicos de la cerámica; alisar, bruñir y quemar el barro.

Emprender el vuelo

Con el tiempo y la experiencia adquirida comprendió el valor y la importancia de levantar su propio taller, esto en el año de 1986, a partir de entonces decidió emprender su propio camino. Años de esfuerzo, dedicación y perseverancia lograron posicionarlo, poco a poco, como un artesano de renombre.

Comenzó con la creación de sus propios modelos y perfeccionando su estilo, su trabajo duro y el constante progreso le ayudaron a conseguir un fuerte reconocimiento local, y al mismo tiempo, ha tenido participaciones en exposiciones nacionales e internacionales.

Experiencia en el detalle

Luis Cortez es uno de los maestros artesanos más prolíficos y vigentes del Municipio de Tonalá. Es una clara representación de la continuidad y reinvención de esta tradición. Su maestría en la decoración y acabado de sus piezas lo han convertido en un referente del barro bruñido.
Cada una de sus piezas muestran un nivel de detalle que solo se adquiere con la experiencia y el deseo de superarse. La calidad y belleza de sus piezas han podido ser apreciadas en múltiples concursos donde ha recibido numerosas distinciones y reconocimientos.

Sello Distintivo

Luis Cortez refleja en cada una de las piezas que elabora una parte de su personalidad, creaciones producto de su imaginación y su sensibilidad al buen gusto. La iconografía tonalteca que imprime en su trabajo se desprende de la necesidad de preservarla, lo tradicional siempre acompaña a sus piezas.
Su sello distintivo son las churumbelas a las cuales les da un toque personal decorándolas con peces, aves, helechos, flores estilizadas y los tradicionales Nahuales acompañados de hermosos colores.

“Tal vez en un inicio era el gusto por el reconocimiento de los concursos, pero lo más satisfactorio es el reconocimiento que recibo aquí en el taller, hay personas que se quedan dos o tres horas, y siento que se van muy agradecidas. A estas alturas de mi vida eso es lo más importante para mí”. Luis Cortez

Reconocimiento Internacional

Su trabajo ha tenido presencia en galerías de Tonalá, Tlaquepaque y Guadalajara, también en Ciudad de México y otras entidades del país mexicano.

Además, ha trascendido fronteras con exposiciones en Nueva York, Nueva Jersey y Denver, en Estados Unidos.

Sus piezas son muy apreciadas por grandes coleccionistas privados que resguardan sus obras en varios países de Europa, como lo es Francia, Alemania, Polonia y Holanda.

Sus piezas también han llegado a países como Japón y la India.

Ponte en contacto